Santa Inquisición en Sevilla: las personas del Muro de Personajes del Castillo de San Jorge

Ceremonia de Conversos. Pintura del artista ruso-judío Moshe Maimón-1893
0
(0)

ALGUNAS PERSONAS RELACIONADAS CON LA INQUISICIÓN

A continuación se presenta a determinadas personas relacionadas con la Santa Inquisición en Sevilla o en el resto de España, las cuales aparecen en el Muro de Personajes expuesto en el Centro de Interpretación del Castillo de San Jorge (algunos de los textos han sido tomados del mencionado muro).

Foto portada: Marranos. Ceremonia de Conversos (se llamaba así a los judeo-conversos, a los cristianos nuevos provenientes del judaísmo y convertidos al cristianismo). Pintura del artista ruso-judío Moshe Maimón-1893.

Conversos

Eran los judíos que se habían convertido al cristianismo, de algunos de los cuales se decía que que su conversión no había sido sincera, que mantenían viva su religión, las creencias hebraicas, y continuaban, no sólo practicando sus antiguos ritos en reuniones secretas, sino tratando de influenciar sobre ello en los cristianos denominados viejos.

Pablo de Olavide y Jáuregui (Fuente: http://lailustraciondesierramorena.es/OlavideyJauregui.php)

Pablo de Olavide y Jáuregui (Fuente: http://lailustraciondesierramorena.es/OlavideyJauregui.php)

Pablo de Olavide

Oidor de la Real Audiencia de Lima, miembro de la alta burguesía criolla y amigo de Voltaire. Realizó un inmenso programa reformista como Intendente de Andalucía y Asistente de la ciudad de Sevilla. En 1776 ingresa en las cárceles de la Inquisición. Tras dos años se le declara “hereje, infame y miembro podrido de la Religión”. Se le condena a ocho años de reclusión en un monasterio. Tras la protesta de Europa, logra escapar a Francia en 1779, donde vivió la Revolución Francesa y es nombrado ciudadano de honor. En 1797 escribió “El Evangelio en triunfo”, tras una crisis religiosa, donde se mostró arrepentido. Carlos IV permitió su regreso a España, devolviéndole todas sus dignidades y concediéndole una renta anual de 90.000 reales.

Fernando de Valdés (Fuente: panel expositivo del Castillo de San Jorge)

Fernando de Valdés (Fuente: panel expositivo del Castillo de San Jorge)

Fernando de Valdés

Simultáneo los cargos de Presidente del Consejo Real y Arzobispo de Sevilla e Inquisidor General. De carácter intransigente, ambicioso y sin escrúpulos no dudó en ir contra el canónigo y humanista Juan de Vergara, judeo-converso de origen, acusándole de luterano y alumbrado. También fue contra el obispo de Toledo, Carranza, que le recusó como juez por ensañamiento. Escribió en 1559 un Índice de libros prohibidos. Sus “Instrucciones” para la Inquisición reformaron el proceso inquisitorial.

María Dolores López

Persona invidente de Sevilla con delirios de santidad. Según ella tenia revelaciones y tratos con la Virgen. Pedía a sus confesores que la azotasen desnuda. Fue condenada a la hoguera, se arrepintió en el auto de fe y murió a garrote vil en el quemadero, donde su cuerpo fue quemado. Fue la última víctima de la Inquisición en Sevilla. El escritor Blanco White presenció la ejecución.

Diego Rodríguez Lucero

Inquisidor de Córdoba que sustituyó a su predecesor tras fraude y extorsión de éste a los ciudadanos. Lucero no dudó en arrestar a ciudadanos bajo falsos o insignificantes pretextos para confiscar sus bienes. Empleó a judíos conversos para, obligados, enseñar oraciones judías a cristianos viejos para ser acusados. Estos judíos testificaron contra él. Tras informe del cabildo y del concejo, Felipe el Hermoso detuvo a tiempo el asesinato de personas inocentes en nombre de la Inquisición. Un total de 130 personas en 1500, 120 en 1504 y 27 en 1505 habían perdido la vida en la hoguera por procesos iniciados por Lucero.

Doña María de Bohórquez

Perteneció al grupo protestante de Ponce de León, acusado de recibir literatura protestante de un arriero llamado Julián Hernández. María, hija ilegítima del caballero sevillano Pedro García de jerez y Bohorques, como mujer culta que era, defendió sus creencias como católicas hasta tal punto que los dominicos y jesuitas que trataron de salvar su alma quedaron impresionados por su sabiduría y la defensa de su fe. Fue agarrotada por luterana y su cuerpo quemado.

Constantino Ponce de la Fuente

Canónigo magistral de Sevilla y colaborador de Carlos V. El arzobispo Valdés en el intento de buscar error en su ortodoxia, consiguió que el Santo Oficio le acusara en 1558 de “Luterano”. Sus libros fueron quedamos y fue encerrado en el Castillo de San Jorge, donde murió antes de emitirse sentencia, lo cual ocasionó que sus restos, tras finalizar el proceso, fueran desenterrados y quemados en 1560. Era converso.

Santa Teresa de Jesús

Era descendiente de judíos conversos. En dos ocasiones fue denunciada ante la Inquisición. La primera de ellas por su obra “Vida”, hasta tal punto examinada por la Inquisición que no permitió que se publicara hasta después de su muerte, en 1582. La otra denuncia fue llevada a cabo por una novicia que fue expulsada. Ninguna de las dos llegó a materializarse en proceso.

Santa Teresa de Jesús (Fuente: http://www.stj500.com/por-que-pablo-vi-hizo-doctora-de-la-iglesia-a-santa-teresa-de-jesus/)

Santa Teresa de Jesús (Fuente: http://www.stj500.com/por-que-pablo-vi-hizo-doctora-de-la-iglesia-a-santa-teresa-de-jesus/)

Casiodoro de Reina

Maestro de la comunidad evangélica del Monasterio de San Isidoro del Campo, en Santiponce. Varios monjes, como Cipriano de Valera o Antonio del Corro, huyeron a Ginebra tras la detención de Constantino Ponce. Allí participaron activamente en la Reforma europea, traduciendo la Biblia (Biblia del Oso) al castellano desde el griego y el hebreo. Se quemó una imagen suya en un auto de fe en 1562, constituyendo así uno de los ejemplos de ejecución en efigie.

Antonio Enríquez Gómez

Judío converso entre los que huyeron y se reconvirtieron al judaísmo. En su libro “Política angélica” criticaba a la Inquisición. En Sevilla otra vez, de incógnito, escribió con el seudónimo Fernando de Zárate y así pudo ver como su efigie era quemada en 1660. Tras ser apresado en 1661 murió en los calabozos del castillo en 1663 y su cuerpo fue vuelto a quemar en efigie.

Don Manuel Pablo Moraleda

En 1787 el Tribunal de Sevilla ordenó su prisión en Cádiz, sin motivo aparente alguno. Se dio la orden de ponerla en libertad, ante lo cual él exigió que se le indicaran los motivos de su encarcelamiento. Tras varias comunicaciones de puesta en libertad, seguidas de escritos suyos solicitando se justificara el motivo de haber sido encarcelado, de la última carta a los inquisidores en 1792 se deduce que había perdido el juicio.

Bartolomé de Carranza (Fuente: panel expositivo del Castillo de San Jorge)

Bartolomé de Carranza (Fuente: panel expositivo del Castillo de San Jorge)

Bartolomé de Carranza

Teólogo dominico doctorado en Roma y asistente al Concilio de Trento, tras rechazar diferentes cargos eclesiásticos acaba aceptando en 1557, por obligación impuesta de Felipe II, la Silla de Toledo, puesto al que creía tener derecho Valdés, el Inquisidor General, que no duda en hacer que se le acuse de hereje. El Papa Pío IV solicitó que se le entregara al prisionero, hecho que Felipe II rechazó. El Papa Pío V consiguió que Carranza fuera trasladado a Roma, bajo pena de excomunión al rey. Tras nueve años allí se resuelve su proceso sin condena por herejía ni absolución. Murió a los 17 días de su puesta en libertad tras pasar 17 años en la cárcel.

Fray Luis de León (Fuente: panel expositivo del Centro de Interpretación)

Fray Luis de León (Fuente: panel expositivo del Centro de Interpretación)

Fray Luis de León

Poeta del Siglo de Oro, de la orden benedictina y doctor en Teología. También tenía antepasados conversos. León de Castro, catedrático de griego, su rival, lo denunció a la Inquisición por preferir la versión en hebreo del Antiguo Testamento a la versión latina y por traducir el “Cantar de los Cantares” a la lengua vulgar, algo prohibido por el Concilio de Trento. Su proceso duró cinco años, que pasó en la cárcel. Fue absuelto tras la intervención a favor del Inquisidor General, algo insólito. Lo normal era suspender el proceso y liberar al reo sin declarar su absolución.

Pedro Fernández Benadeva

Mayordomo del cabildo eclesiástico y padre del canónigo Juan Fernández. También converso. Tras la llegada de los primeros inquisidores a Sevilla pudo formar parte de una conjura en la Collación de San Juan de la Palma en que habrían participado regidores de la ciudad y gente principal. Accedió a la llamada para negociación en nombre del rey que los dominicos le hicieron llegar para atraerlo al convento de San Pablo, aunque se acompañó de un grupo armado. Tras cruzar el umbral del convento la puerta se cerró quedando preso. Fue quemado en 1481. Su viuda, Isabel Suárez, huyó a Portugal.

BIBLIOGRAFÍA

  • «5 historias que nunca te contaron sobre el Castillo de San Jorge», Sevilla-Card, publicado el 10/05/2016, disponible en: http://archive.is/JN9ZS (consulta: 08/08/2020).

  • AMORES CARREDANO, Fernando de: “El castillo de San Jorge y los Baños de la Reina Mora”, Historia y Patrimonio del Ayuntamiento de Sevilla, Sevilla, Ayuntamiento de Sevilla-ICAS, 2015.

Información sobre alojamientos en Sevilla

La primera parte de este artículo nos muestra la historia, organización y proceso de la Santa Inquisición en Sevilla

Vuelve a Andaluces en la Historia

Si quieres nos puedes dejar un comentario y si te ha gustado y lo quieres compartir en la barra de la izquierda tienes un buen número de redes sociales para difundir este contenido.

¿Te resultó útil este artículo?

¡Click sobre una estrella para valorarlo!

Cómo encontraste este artículo de útil...

¡Síguenos en las redes sociales!

We are sorry that this post was not useful for you!

Let us improve this post!

Tell us how we can improve this post?

Total Page Visits: 439 - Today Page Visits: 2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *